5 formas sencillas de enseñar acciones sostenibles a los más pequeños

Como ya hemos mostrado aquí, las dosis de la naturaleza serían fundamentales para el desarrollo de los niños, contribuyendo a su salud física, mental, aprendizaje, rendimiento escolar, reduciendo los síntomas de déficit de atención e hiperactividad, además de ser una forma excelente estímulo para convivir social.

Pero no hay forma de hablar de la importancia de la naturaleza sin hablar de la importancia de su conservación. Aprender a los niños desde una edad temprana prácticas sostenibles con menor impacto en el medio ambiente les ayudará y desarrollará con mayor facilidad y naturalidad acciones que no dañen la naturaleza y el medio ambiente. ¡Vea nuestra selección de prácticas que podemos enseñar a nuestros pequeños ahora mismo!

Llamado, cerrado

Independientemente de la edad del niño, este es el tipo de estimulación que puede realizar desde el más pequeño hasta el mayor. Y es simple, si enciendes la luz al entrar en la habitación, debería apagarse; si ha encendido el televisor, debe apagarlo cuando haya terminado de verlo; Si abrió la puerta del refrigerador para sacar algo, debe cerrarla más tarde. Este tipo suele ser fundamental para un día a día más sostenible para toda la familia.

El agua es un bien preciado

Durante mucho tiempo ha sido común que muchas personas vean el agua como un recurso infinito. Esto ha cambiado mucho desde la crisis del agua que afectó a parte de la población brasileña. Ahora, piénselo dos veces, tres veces antes de abrir el grifo. ¡Y este hábito debe continuar así, con o sin crisis de agua! Según la Fundación SOS Mata Atlântica, cepillarse los dientes con un grifo cerrado, usar un vaso de agua para enjuagarse la boca puede ahorrar 25 litros de agua.

Clasificación de basura

Hoy en día, varias ciudades ya cuentan con un sistema separado para la recolección de residuos orgánicos y reciclables. Pero incluso si el tuyo no lo hace, siempre vale la pena separar la basura «seca» de la «basura húmeda». Esta conciencia que poco a poco estamos creando en nuestros hijos sobre la importancia de la separación de basura será cada vez más útil.

No hay comida en el plato

¿Quién nunca ha comido más comida de la que comería y luego terminó tirándola? Muchas veces, cuando vamos a ayudarnos a nosotros mismos, terminamos poniendo porciones más grandes de lo que realmente comemos y luego esparciendo. Cuando prepare el plato de su hijo o le enseñe a servirlo, elija siempre porciones más pequeñas. Si se acabó y todavía tienes hambre, sírvete más, lo que no puedes hacer es desperdiciar comida.

Más conciencia

Cuando hablamos de cuidar la naturaleza y el medio ambiente con los niños, les animamos a que lo piensen. En general, las escuelas tienen un papel clave que desempeñar en la formación de ciudadanos sostenibles, pero esto debe fortalecerse en casa. Más que hablar, las acciones de los padres deben ser conscientes del medio ambiente, después de todo, nuestros pequeños aprenden aún más con el ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *