5 razones para enseñarle a su hijo a andar en bicicleta

El ciclismo con niños es delicioso y contribuye aún más a su desarrollo. La estimulación de las habilidades motoras es sin duda una de las cosas que más notamos, porque el ejercicio aporta fuerza y ​​ganancia de equilibrio. Pero además, la práctica estimula importantes habilidades cognitivas y sociales. Hemos recopilado algunas de las ventajas de la actividad para los más pequeños:

Estimula la confianza en uno mismo

Cuando el niño comienza a andar en bicicleta, gana más percepción espacial y control de su cuerpo, lo que hace que se sienta cada vez menos intimidado por su entorno y esta confianza adquirida cobra vida.

Menos miedo

La independencia asociada al niño con un paseo en bicicleta, en el que puede explorar nuevos caminos y visitar nuevos lugares, puede reducir su ansiedad por conocer cosas o personas nuevas.

Resolución de problemas

Como cualquier torneo, puede tener imprevistos. La corriente puede estallar, el clima puede cambiar, la distancia puede ser más larga o más corta de lo esperado … conviértalo en una experiencia de aprendizaje para el niño. En primer lugar, tratar de evitar este tipo de retrocesos en la medida de lo posible, demuestra la importancia de revisar todo antes del recorrido. Y, si ocurre lo inesperado, cuente con él para tomar decisiones. Somos responsables de ellos, pero eso no significa que no podamos involucrarlos en la conversación. ¡Esto demostrará que confías en ella!

Toma de decisiones

Incluso en tu compañía, déjala ir más lejos o elige el camino del recorrido. Esta también es una forma de permitirle tomar decisiones si tiene la intención de hacerlo. Puede pedirles que vean una ruta mejor antes de que se vayan. Para los más pequeños vale la pena elegir el camino con ella, considerando, por ejemplo, un lugar por el que quiera pasar durante el recorrido.

Buena memoria

Aprenderá a conocer y luego reconocer los caminos que toma. Puedes enseñarle un camino y, en la siguiente ronda, pedirle que siga adelante siguiendo el camino ya recorrido. Por supuesto, al principio será más difícil y ella podrá contar con tu ayuda, pero poco a poco notarás el cambio en su capacidad para seguir su camino.

Recomendado para ti:

Jugar no es sinónimo de tener un juguete

Descubra si su hijo sufre un déficit de naturaleza

Juegos para jugar con el niño