6 lecciones que los niños aprenden en la cocina

¡Mucho más que una tarea diaria, cocinar es un acto de cariño y amor! Elegir un plato, separar los ingredientes (si son de familia, ¡es lo mejor!) Y preparar comidas que pueden parecer una rutina, pero con verdaderos rituales de cuidado para los que amamos. Además, prepara y prueba alimentos que muchas familias pueden, incluso hoy, descansar en las cárceles diarias para hablar de su día y de la vida misma.

6 cosas que los niños aprenden en la cocina

Cuando incluí a los niños en la deliciosa clase de cocina, les di grandes regalos y también maravillosos momentos familiares. ¡Después de todo, los niños aprenden mucho más que en la cocina! La ayuda en la preparación de alimentos, entre otras cosas, estimula la curiosidad, la creatividad y la autonomía de los niños. Eche un vistazo a algunas de las lecciones que la cocina podría ofrecer a los niños: Distribuya el gusto por la cocina.
Como ocurre con otros hábitos, cuando los niños tienen derecho a ayudar en la cocina, desarrollan un mayor interés por la cocina. Por supuesto, es ideal que todo suceda de forma natural y en silencio, respetando la edad de los niños. Este gusto por la cocina puede ser muy positivo para su hijo en el futuro e incluso durante la infancia.

1. Distribuya el gusto por la cocina.

Como ocurre con otros hábitos, cuando los niños tienen derecho a ayudar en la cocina, desarrollan un mayor interés por la cocina. Por supuesto, es ideal que todo suceda de forma natural y en silencio, respetando la edad de los niños. Este gusto por la cocina puede ser muy positivo para su hijo en el futuro e incluso durante la infancia.

2. Fomente una dieta más saludable.

¡Está disponible tanto para adultos como para niños! Cuando preparamos nuestra propia comida, prestamos poca atención a lo que comemos. Entonces, cocinar con niños significará la importancia de una dieta sana y equilibrada, estimulando el gusto por las frutas, verduras, verduras y platos coloridos.

3. Enseña peso, medición y química.

Para preparar recetas, especialmente pasteles, panes y pastas, los niños pueden tener un contacto más tangible y práctico con las cosas que aprenden en la escuela, como peso, esquinas, medidas y mezclas químicas.

4. Fomenta la autonomía y la responsabilidad.

A medida que aprenden a cocinar sus propios alimentos, desde los más simples hasta los más complejos, los niños aprenden a sobrevivir en el campo, estimulando la responsabilidad y la autonomía, asegurándose de que pueden hacer las cosas por sí mismos y de que los sacerdotes confíen en ellos. Además, mientras se ayuda en la cocina, es difícil para los niños preparar la comida familiar, apreciando este trabajo más que algunos adultos.

5. Educación sobre higiene y cuidados.

Junto a la responsabilidad y la autonomía, los niños también aprenden la importancia de lavar los alimentos y los alimentos antes de prepararlos, despertando así la noción de cuidar a los demás y a sus cuerpos.

6. ¡Ofrezca momentos familiares deliciosos y divertidos!

¿Muchas cosas que los niños pueden aprender en minutos u horas en la cocina, de verdad? Pero para que todo suceda de manera tranquila y deliciosa, los momentos de los niños en la cocina deben estar impregnados de mucho cariño, diversión y alegría. ¡Después de todo, cocinar puede traer momentos deliciosos entre sacerdotes y niños!