Los beneficios que aporta la música a los niños en el útero

Independientemente del estilo musical favorito de su familia, escuchar música y alentar a su hijo a hacer lo mismo puede aportar innumerables beneficios para el desarrollo de su pequeño. 

Ya en el útero:

El sonido era parte del desarrollo cognitivo incluso antes de que naciera el bebé. Cuando se expone a la música, se produce un aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria, lo que proporciona un mayor estado de atención. En la madre, hay cambios en la respiración, la temperatura y la circulación sanguínea, lo que proporciona bienestar a ella y al bebé.

Fortalecimiento de bebés prematuros:

Los estímulos sonoros contribuyen al aumento de peso y reducen la duración de la hospitalización de los bebés en cuidados intensivos neonatales. La estimulación auditiva facilita el ritmo cardíaco y respiratorio, reduce el estrés fisiológico y facilita la recuperación.

Calidad de vida para todos:

Los niños con problemas neurológicos crónicos, autismo, trastorno por déficit de atención u otras características atípicas pueden lograr una mejor calidad de vida a través de la música. La combinación de ritmo, armonía y melodía facilita el aprendizaje y la concentración, calma, promueve las interacciones, desarrolla los sentidos, mejora la planificación y ejecución de tareas, etc.

Sobre la educación:

Se ha demostrado que las lecciones de música pueden mejorar la inteligencia de los niños. Un estudio realizado en Canadá evaluó el IQ (IQ) de niños de 6 años antes y después de las lecciones de música. El coeficiente intelectual promedio de los estudiantes aumentó significativamente.

En general, el desarrollo de:

Desarrolla la coordinación motora, facilita la alfabetización, reduce las dificultades de lectura y escritura, mejora la atención, la concentración y la memoria, enfatiza la sensibilidad y la creatividad, ayuda a comunicar niños introspectivos, enseña ritmo, promueve el trabajo en grupo, trabaja el razonamiento lógico, mejora la autoestima. ..

En el campo mental / emocional / afectivo:

El ritmo juega un papel importante en la formación y equilibrio del sistema nervioso, porque cada expresión musical promueve la descarga emocional, la reacción motora y activa la tensión. Por eso, actividades como cantar y bailar son importantes. Las actividades musicales colectivas ayudan al niño a desarrollar el concepto de grupo, a compartir sentimientos, a liberar emociones y a fortalecer su seguridad.

Para obtener ayuda adicional:

Algunas canciones contribuyen a los hábitos y actitudes de la raíz, como lavarse las manos, cepillarse los dientes. También ayuda a memorizar números o letras y trae problemas de comportamiento a los niños, como rabietas y pereza.

Autonomía:

Cuando el niño aprende a tocar un instrumento, no solo se siente capaz, sino que adquiere la capacidad de estar solo, sin sentir la falta de atención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *